LA COLONIA

Los Castores se organizan en “Colonias” donde aprenden a vivir en grupo y a participar activamente de las actividades junto a otros de su misma edad. El lema “Compartir” fomenta la igualdad y la solidaridad entre ellos.

A través de juegos y canciones van desarrollando rutinas y haciéndose responsables de sus acciones. El juego desarrolla la imaginación y la pone al alcance del adulto para hablar así el lenguaje del niño y educarle en diferentes áreas y responsabilidades.

Los castores, niños y niñas de 6 a 8 años, se van haciendo así personitas más autónomas, capaces de resolver situaciones y adquiriendo capacidades que les acompañarán el resto de su vida infantil, juvenil y adulta.

Con las excursiones, campamentos y visitas educativas se consigue que el niño vaya poco a poco descubriendo el mundo que lo rodea, compartiendo esas experiencias no solo con los adultos sino con otros de su misma edad, y desarrollando interés temprano en áreas que le gustan.

Es la primera vez que salen de casa y comienzan a acercarse a los demás. Contemplan con curiosidad todo lo que les rodea, desarrollando la curiosidad.

La ley por la que se rige la colonia es: «El castor comparte con alegría y juega con todos.»

En esta edad es fundamental que vayan adquiriendo responsabilidades, tanto personales como colectivas. Desde la adquisición de hábitos de higiene corporal, hasta los conceptos de que “cada cosa tiene su sitio” o que todos debemos ayudar a recoger después de una actividad.

Objetivos educativos generales de la sección

Como resultado de las vivencias que experimentan los/las Castores, al finalizar sus vivencias en la Colonia, y de cara a integrarse plena y adecuadamente en la Manada,

éstos deberán ser capaces de:

1.- Enriquecer los conocimientos, destrezas y actitudes adquiridos en la Colonia(dominio corporal, socialización, cooperación, autonomía moral, extroversión, pensamiento lógico-concreto…) para actuar libremente y con creatividad en todos los aspectos de la vida según las características personales y el Compromiso Scout adquirido.
2.- Adquirir, conforme a las posibilidades personales, un nivel de autoestima y seguridad suficiente para valerse en el desarrollo de la vida cotidiana y de la Sección,empleando las propias actitudes, aceptando las limitaciones y apoyándose en los Educadores Scouts adultos para resolver las necesidades más inmediatas.
3.- Mostrar una actitud positiva de conocimiento, cuidado e higiene hacia el propio cuerpo, desarrollando un conocimiento, coordinación y expresión del mismo en función de sus posibilidades, e iniciarse en el uso de los productos de consumo.
4.- Contemplar con curiosidad el entorno físico y natural más próximo, captando las características y propiedades más importantes de sus elementos, a partir deexperiencias para desenvolverse en él Proyecto educativo del Grupo Scout Aéreo Quercus 610. Getafe. Madrid 13
5.- relacionarse de forma constructiva con la familia, los adultos más próximos y con los iguales respondiendo con actitudes positivas de cooperación, aceptando las orientaciones de los adultos.
6.- Reconocer y observar los diferentes elementos religiosos presentes en su entorno familiar, social y cultural, descubriendo los sentimientos y actitudes que contienen y percibiendo el grado de pertenencia o no a alguna de las familias de creyentes existentes.
7.- Observar y aplicar las actitudes y costumbres de la vida y convivencias cotidianas, apreciando los valores de estas y los recogidos en el Espíritu Scout de los/las castores/as. Dos opciones a discutir en plenario:
8-. Permanecer abierto/a a la espiritualidad (adquiriendo destrezas y habilidades – sensitivas, gestuales, psicomotrices…- para acceder a la propia interioridad; valiéndose de las vivencias cotidianas y del marco natural; descubriendo la importancia del propio ser con todas sus posibilidades –de expresión y relación–; valorando la dignidad humana…).
En este caso, descubrir y/o profundizar en una opción de fe, creciendo en los compromisos (individuales y/o comunitarios) que conlleva, y continuar ejercitándose en las primeras destrezas y habilidades para acceder a la propia interioridad o expresar sentimientos religiosos en los diversos lenguajes –verbal, plástico, musical, corporal…-

Con las excursiones, campamentos y visitas educativas se consigue que el niño vaya poco a poco descubriendo el mundo que lo rodea, compartiendo esas experiencias no solo con los adultos sino con otros de su misma edad, y desarrollando interés temprano en áreas que le gustan.

Inscripción:

Para ofrecer una mayor calidad funcionamos usando una lista de espera.

El horario de reunión está fijado de 11h a 13h30 los sábados, aunque, además de este horario, nuestro objetivo es realizar numerosas salidas y acampadas de fin de semana a lo largo del curso. Por otra parte, también tendremos campamento de navidad (4 días), de semana santa (4 días) y de verano (15 días).

El material necesario está especificado en esta página.

Los pagos quedan divididos en 3 bloques: La inscripción, la cuota mensual y los extras del campamento de verano.

Más información y la lista de espera en la pestaña de contacto.